La Montaña de Siete Colores | Patoneando Blog de viajes
Guía completa para visitar Machu Picchu
11 diciembre, 2017
Visita agridulce a las islas de los Uros y las del Titicaca
25 enero, 2018

La Montaña de Siete Colores y mi orgullo aventurero

Vinicunca o Winicunca, llamada también Montaña de Siete Colores, Montaña Arcoiris o Montaña de Colores, es una de más de 6.000 metros que está ubicada en Perú, cerca de Cusco. Llegar a su cima y observar toda la belleza del paisaje, además de ver la variedad de colores -son más de siete- que tiñen la tierra , es posible. Se necesita hacer una caminata de varias horas, subiendo y luchando contra la altura. Hay que ganarse la cima de la montaña me habían dicho, y cuánta razón tenían.

Me encontraba en Cusco con Kevin, mi amigo francés con quien viajaba desde Lima (pueden leer la historia acá) y el fue quien me convenció para hacerlo. En mis planes no estaba realizar esta caminata, no tanto por falta de ganas, sino más bien por que tenía que llegar pronto a Bolivia para empezar a filmar un documental. Sin embargo no fue difícil convencerme y a la 4:00am ya estábamos en una van, en la carretera que conduce Cusco con Puno, hacia el pueblo de Pitumarca.

Montaña Siete Colores, Perú - Patoneando blog de viajes.

Montaña Siete Colores, Perú - Patoneando blog de viajes.

Los rayos del sol penetraban las ventanas del autobús y lentamente desnudaban el paisajes verde y frondoso que nos rodeaba. El camino era zigzagueante, algunas veces el conductor debía bajar completamente la velocidad del vehículo y abrirse lo más posible para poder pasar las curvas sin caer en el precipicio. Cada vez que hacía esta maniobra, alguna señora gritaba mientras el conductor y los dos guías se reían al ver nuestras caras. Aunque ellos ya habían hecho este mismo viaje cientos de veces, no tranquilizaban a algunos pasajeros al pasar cada curva y mucho menos al ver al cuerpo de bomberos y a la policía intentando rescatar un auto negro que había caído desde el precipicio al río.

Unas tres horas después llegamos al pueblo de Ocefina (Chillca), desde donde empezaríamos la caminata hacia la montaña de siete colores. Antes de iniciar los guías nos dieron unas recomendaciones, especialmente para los que no estábamos acostumbrados a caminar a más de 4700 metros sobre el nivel del mar. Yo nunca había sufrido de apunamiento, soroche o mal de altura. Ya había escuchado que daba dolor de cabeza, ganas de vomitar, mareos y sofocación. Aunque no me daba miedo, como precaución llevábamos una bolsa llena de hojas de coca para masticarlas en todo el camino más una botella miniatura con una mezcla de alcohol y otras hojas que ya no recuerdo cómo se llamaban.

Estaba dispuesta a subir todo el camino a pie. Sabía que se podían alquilar caballos por tramos para facilitar la subida, pero mi orgullo-aventurero-terco no me permitía hacerlo y debía intentarlo. Si quería llegar a la cima, debía ganármela. 

Montaña de Siete Colores, Perú - Patoneando blog de viajes.

La primera hora de caminata era plana, nos dijeron que sería la más difícil -para mí no lo fue- y al pasar la primera meseta llena de vicuñas, nos esperaban más de 30 hombres en línea con sus caballos atados enfrente de ellos. Arrieros Quechuas que llevan la rienda del animal mientras caminan, por unos 70 u 80 soles el tramo. En ese momento Kevin y yo nos miramos, y antes de decir nada, ya sabíamos que podíamos seguir a pie. Para ese momento ya habíamos aprendido a comunicarnos sin palabras y a conocer nuestro estilo de viaje. Me atrevo a decir que más de la mitad de las personas que se encontraban allí, alquilaron el servicio de caballo. Lo que ellos no sabían era que eso les ayudaría a seguir pero tan solo la primera subida. Luego debían bajarse, continuar a pie y si querían seguir a caballo debían alquilarlo nuevamente al próximo grupo de arrieros que les tocara su turno.

Los paisajes que se recorren en esta caminata no tienen precio. Es todo un caleidoscopio de colores donde el azul, verde, marrón, rojo y amarillo son los protagonistas. Las vicuñas y alpacas miran a lo lejos a todos los turistas pasar, todos están al aire libre pero no muy lejos se logra ver las cercas hechas de palos o piedras donde pasan la noche. Sus propietarios viven ahí, en medio de este paraíso, con la altura y el frío han desarrollado atuendos y maneras de distintas de supervivencia. Sus casas hechas de barro les permite mantenerse caliente en las noches gélidas.

Montaña de Siete Colores, Perú - Patoneando blog de viajes.

Aunque la mayoría de los arrieros son hombres, también hay varias mujeres que lo hacen.

Montaña de Siete Colores, Perú - Patoneando blog de viajes.

A medida que se ascendía, las piernas se sentían más pesadas. Cada paso era más difícil que el anterior y costaba más respirar. Subimos un cerro, luego lo bajamos otro para caminar un tramo recto y la siguiente subida era la más pronunciada. Muchos nos pasaban al lado encima de lo caballos, Kevin me insistía en que si yo quería alquilar uno le podía decir sin problema. Mi orgullo aventurero no me dejaba y yo sabía que era capaz de subir sin ayuda de nadie, sólo de mis dos piernas, mi ganas … y por supuesto, mis pulmones que cada vez sufrían más. La segunda subida se hizo eterna, pero al llegar a la cima observamos todo el paisaje blanco y el Apu Ausangate (el cerro más venerado por los Incas) adornado por la nieve. Era hermoso. Todo. Aunque en ese momento supe que estábamos a mucha altura, y además de soportar la caminata, el cansancio, la falta de respiración, y como si fuera poco, se añadía el frío.

Montaña de Siete Colores, Perú - Patoneando blog de viajes.

Montaña de Siete Colores, Perú - Patoneando blog de viajes.

Honestamente no recuerdo en cuántas horas hicimos la caminata, pero sé que de todo el grupo, sólo éramos tres que seguíamos subiendo a pie y a paso de tortuga. Kevin siempre me llevaba la delantera, él está más acostumbrado a hacer deportes extremos y caminatas, le fascinan este tipo de actividades. Aunque a mi también me gustan, la verdad ese momento fue duro. En el último tramo alcanzas a ver a las personas en miniatura subiendo el último mirador, la nieve y los colores de la Montaña de Siete Colores que tiñen la tierra de los Andes gracias a sus compuestos minerales.  Sabía que no podía tirar la toalla y en ningún momento pensé en hacerlo. Seguí a paso lento, de última, con el pecho apretado, la mejilla inflada mientras masticaba hojas de coca, con dolor de cabeza y frío. El viento azotaba cada vez más fuerte latigazos de brisa helada, ya estábamos acercándonos a la cima. Muchos bajaban, ya venían de regreso. Nos saludábamos y en varios idiomas nos daban aliento y palabras de motivación a los que íbamos subiendo. Kevin llegó primero y se detuvo para esperarme. Unos minutos después me estiró la mano y me dio el último “empujoncito” que necesitaba.

-¡Lo logramos! le dije mientras chocábamos ambas palmas de la mano.

Montaña de Siete Colores, Perú - Patoneando blog de viajes.

Con Kevin festejando la llegada

Nos quedamos un buen rato admirando la belleza, tomando fotos, haciendo videos, observando. El viento pegaba fuerte y era helado. Estábamos cansados y con frío, pero nada superaba la belleza del lugar que nos rodeaba. Es indescriptible. Hay que estar allá para entenderlo. Yo estaba feliz de haberlo logrado tal y como lo deseaba. Aún nos faltaba la bajada y otras dos horas más de caminata pero la recompensa ya estaba recibida. La Montaña de Siete Colores y mi “orgullo aventurero” quedan como uno de los más bellos recuerdos de mi viaje por Sudamérica y unas de las mejores caminatas que he realizado.

Subir la montaña de siete colores en el Perú no es nada fácil. Es una caminata de tres horas de ida y unas dos horas y media de regreso. El problema son los más de 5.000 metros que hay que subir. Te quedas sin respiración, te duele la cabeza, sientes mareo, algunas personas vomitan y la solución es alquilar caballos que te ayuden a subir. Yo no lo hice. Mi orgullo de aventurera no me dejó y quería lograrlo por mis propios medios a como diera lugar. Lo hice. Llegué a punta de caminata, frío y falta de respiración, pero arriba se encuentra la recompensa. El lugar es maravilloso desde que se empieza a recorrer hasta llegar a su cima. #patoneando570 #patoneando #peru #montañasietecolores

Una publicación compartida de Lina Maestre (@patoneando) el

Información útil y precios para hacer la Montaña de Siete Colores

Cambio (diciembre 2017): 1 USD = 3.23 soles.

Precio del tour: Nuestro tour comprado en Cusco nos costó 80 soles (24USD) y y incluía la entrada a la Montada de Siete Colores.

Entrada a Montaña de Siete Colores: algunas veces el tour no incluye esta entrada, recomiendo siempre preguntar en la agencia. Tiene un costo de 10 soles (3usd)

¿Cómo reservar? En Cusco encontrarás muchas agencias que ofrecen este tour, al igual que en Internet e incluso los hostales y hoteles. Pregunta precios, lo que incluyen y compara.

Precio caballos para subir montaña: ida y vuelta 100 soles. A mitad de camino 40 soles. Por tramos entre 60 y 80 soles dependiendo de qué parte del camino te encuentres. No es necesario que los alquiles desde el principio, en todo el camino encontrarás.

¿Qué llevar? Trae ropa para clima frío y lluvia. Buenos zapatos para caminatas. Crema solar. Botella de agua y algún snack. Gorro y guantes. Mochila pequeña, sólo lleva lo necesario.

¿Se puede hacer la Montaña de Siete Colores sin tour? Conocí a dos viajeros que me contaron que lo hicieron sin contratar ningún tour. Sólo pagaron el transporte local para ir y volver. No tengo experiencia haciéndolo por libre, pero sí se puede hacer.


¿Te gustó este post? Suscríbete al blog para recibir los próximos artículos y novedades en tu email, además de un Ebook sobre cómo organizar un viaje, totalmente gratis. Sigue mi viaje por el mundo en InstagramFacebook y Twitter


 

Lina Maestre
Lina Maestre
Soy Lina y vivo viajando desde el 2014. Soy la que escribe, toma fotos y edita este blog. Nací en Colombia y he viajado en solitario y en pareja por más de 37 países. Acá encontrarás relatos de viajes, consejos y guías de destinos e inspiración para tus viajes. Tengo un libro publicado y puedes ver mi día a día a través de Instagram.  

2 Comments

  1. Berna dice:

    Este es mi reto para diciembre de 2018, ya recorrí Ecuador siguiendo tu blog, este año tocó Perú!! Muy útil todos los datos. Éxitos en tu nueva aventura en Francia!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *