Sobre Mí - Patoneando
parallax background
 

SOBRE MI

Lina
Maestre

Nací en Valledupar, en la costa colombiana hace 27, 230 años. No puedo decir exactamente por qué empecé a viajar. Supongo que mi amor por los idiomas me ayudó a forjar el camino. En el 2010 llevo a cabo la idea de irme a Estados Unidos para aprender inglés. Declaro (en esa época) que Nueva York es mi ciudad favorita.

Un año después regreso a Colombia. Declaro que me gusta viajar pero estoy convencida que eso solo es para millonarios (¡Vaya error!)

En el 2013 no soporto más la idea de seguir trabajando en un hotel cinco estrellas en Bogotá y ver pasar mi vida desde la banca. No quiero ser más espectadora, pero aún no sé cómo cumplir mi sueño de viajar por el mundo. Me siento perdida y quiero irme lo más pronto posible.

 
 

Después de seis meses de constantes luchas y dolores de cabeza, consigo que me aprueben una visa por un año.

Vendo todo, renuncio a mi trabajo y con apenas trescientos euros en el bolsillo, me voy para Francia a aprender el idioma. Lo aprendo en pocos meses, trabajo como niñera,  me enamoro y me presento para hacer un Master. Uno de mis «Yo» sigue luchando por seguir en el camino que me exige la sociedad. Al final del 2014 me desenamoro. La vida me tenía preparada otro camino.

Me voy sola para Italia y en Roma pierdo todo mi dinero. Tengo la opción de regresar y estar “a salvo” o continuar hacia Croacia y desafiar la suerte.Resuelvo continuar y viajo dos semanas sin dinero. A partir de ese momento decido cambiar el rumbo de mi vida.

A principios del 2015 declaro que no regreso a casa. Gano el examen de admisión de idiomas pero no sigo con el proceso en la universidad. Logro extender mi visa un año más presentándome como AuPair.

Con tan solo ciento cincuenta euros en el bolsillo, decido vivir una vida itinerante. Mi otro «Yo» gana la lucha. Quiero vivir mi vida sin tener que llenar las expectativas de los demás. Empiezo a trabajar en el camino. Vivo en Suiza y en la isla de Córcega en el Mediterráneo.

Me jacto de haber llegado al Círculo Polar Ártico a dedo, en pleno invierno, para cazar las auroras boreales. ¡Logro verlas!

Declaro que Nueva York ya no es mi ciudad favorita. Aún sigo en la búsqueda pero por ahora, Estambul y Ciudad del Cabo encabezan la lista.

Regreso a mi país por temas de visa y me doy cuenta que no quiero regresar a Europa (por ahora) porque no conozco América del Sur. En pocas semanas empiezo mi viaje y decido que primero quiero recorrer Colombia de punta a punta. La recorro durante 7 meses.

Durante 18 meses viajo sola y a dedo por Sudamérica. La recorro de punta a punta. Me quedo sin dinero dos veces y trabajo en Perú y en Argentina para seguir camino. Atravieso el río amazonas en barco durante un mes y regreso a Colombia.

A finales del viaje logro trabajar por primeraq vez con mi computador y empiezo a ganar dinero escribiendo y editando artículos de viajes para diferentes agencias y entes de turismo. Me convierto en nómada digital. Durante el recorrido conozco a un francés que se convierte en mi compañero de viaje. Llevo más de 35 países recorridos y por ahora no pienso parar.

Viajo lento. Me encanta volar pero prefiero viajar por tierra. Soy amante de los desafíos y entre más difícil sea, más insisto en alcanzarlo. No me gusta cocinar pero soy una glotona de primera clase.  Soy una «catadora» frustrada de cerveza. País donde llego, pruebo la cerveza nacional y colecciono las etiquetas.

Lina
Maestre

Nací en Valledupar, en la costa colombiana hace 27, 230 años. No puedo decir exactamente por qué empecé a viajar. Supongo que mi amor por los idiomas me ayudó a forjar el camino. En el 2010 llevo a cabo la idea de irme a Estados Unidos para aprender inglés. Declaro (en esa época) que Nueva York es mi ciudad favorita.

Un año después regreso a Colombia. Declaro que me gusta viajar pero estoy convencida que eso solo es para millonarios (¡Vaya error!)

En el 2013 no soporto más la idea de seguir trabajando en un hotel cinco estrellas en Bogotá y ver pasar mi vida desde la banca. No quiero ser más espectadora, pero aún no sé cómo cumplir mi sueño de viajar por el mundo. Me siento perdida y quiero irme lo más pronto posible.

Después de seis meses de constantes luchas y dolores de cabeza, consigo que me aprueben una visa por un año.

Vendo todo, renuncio a mi trabajo y con apenas trescientos euros en el bolsillo, me voy para Francia a aprender el idioma. Lo aprendo en pocos meses, trabajo como niñera,  me enamoro y me presento para hacer un Master. Uno de mis «Yo» sigue luchando por seguir en el camino que me exige la sociedad. Al final del 2014 me desenamoro. La vida me tenía preparada otro camino.

Me voy sola para Italia y en Roma pierdo todo mi dinero. Tengo la opción de regresar y estar “a salvo” o continuar hacia Croacia y desafiar la suerte.Resuelvo continuar y viajo dos semanas sin dinero. A partir de ese momento decido cambiar el rumbo de mi vida.

A principios del 2015 declaro que no regreso a casa. Gano el examen de admisión de idiomas pero no sigo con el proceso en la universidad. Logro extender mi visa un año más presentándome como AuPair.

Con tan solo ciento cincuenta euros en el bolsillo, decido vivir una vida itinerante. Mi otro «Yo» gana la lucha. Quiero vivir mi vida sin tener que llenar las expectativas de los demás. Empiezo a trabajar en el camino. Vivo en Suiza y en la isla de Córcega en el Mediterráneo.

Me jacto de haber llegado al Círculo Polar Ártico a dedo, en pleno invierno, para cazar las auroras boreales. ¡Logro verlas!

Declaro que Nueva York ya no es mi ciudad favorita. Aún sigo en la búsqueda pero por ahora, Estambul y Ciudad del Cabo encabezan la lista.

Regreso a mi país por temas de visa y me doy cuenta que no quiero regresar a Europa (por ahora) porque no conozco América del Sur. En pocas semanas empiezo mi viaje y decido que primero quiero recorrer Colombia de punta a punta. La recorro durante 7 meses.

Durante 18 meses viajo sola y a dedo por Sudamérica. La recorro de punta a punta. Me quedo sin dinero dos veces y trabajo en Perú y en Argentina para seguir camino. Atravieso el río amazonas en barco durante un mes y regreso a Colombia.

A finales del viaje logro trabajar por primeraq vez con mi computador y empiezo a ganar dinero escribiendo y editando artículos de viajes para diferentes agencias y entes de turismo. Me convierto en nómada digital. Durante el recorrido conozco a un francés que se convierte en mi compañero de viaje. Llevo más de 35 países recorridos y por ahora no pienso parar.

Viajo lento. Me encanta volar pero prefiero viajar por tierra. Soy amante de los desafíos y entre más difícil sea, más insisto en alcanzarlo. No me gusta cocinar pero soy una glotona de primera clase.  Soy una «catadora» frustrada de cerveza. País donde llego, pruebo la cerveza nacional y colecciono las etiquetas.

Preguntas frecuentes

1. ¿Cómo empezaste a viajar?

No puedo decir exactamente por qué empecé a viajar. Supongo que mi amor por los idiomas me ayudó a forjar el camino. Como a la mayoría, me enseñaron a ir a la universidad, conseguir un trabajo, casarme, tener hijos y vivir felices para siempre. Después de graduarme en Administración Hotelera y Turística y conseguir un trabajo en un prestigioso hotel en Bogotá, me di cuenta de que estaba viviendo el sueño de otra persona. Mi decisión de viajar no fue de un día para otro. Primero me fui como Au pair (niñera) a Estados Unidos y luego decidí hacer lo mismo en Europa para aprender francés. Renuncié a mi trabajo, vendí mis pertenencias y me fui con un tiquete de solo ida. Han pasado 6 años desde que tomé la decisión y aunque no ha sido fácil, no me arrepiento ni un segundo.

2. ¿Cómo te has pagado todos tus viajes?
 
  1. Cuando estuve en Estados unidos y en Francia como Au Pair, cuidaba niños y me pagaban una mensualidad. Con ese dinero realicé mis primeros viajes en solitario, me compré una cámara fotográfica, un computador y abrí mi blog de viajes para tener a mi familia y amigos informados de mis pasos. 
  2. Cuando regresé a Colombia tenía pocos ahorros. Trabajé durante 6 meses y con esos ahorros me fui a recorrer Colombia y Sudamérica. En realidad no fue mucho. Empecé a viajar con menos de 800 dólares en el bolsillo. Siempre viajé barato (hacía voluntariados, viajaba a dedo, me quedaba en casa de locales y cocinaba).
  3. En el camino hacía de todo para financiarme: vendía algunos productos como camisas y postales (en los hostales o en las universidades me acercaba a la gente para contarles mi historia y venderles. Fueron tiempos difíciles, escribí un post sobre eso aquí). Me contrataron en una agencia de viajes para trabajar como traductora y así recorrí La Guajira varias veces. Algunas empresas me invitaron a viajar con ellos a cambio de un artículo en el blog. En esa época el término “influencer” no existía y pocos creían en los blogs de viajes. 
  4. En Perú y Argentina trabajé en una tienda de artesanías y en una Peña para seguir financiándome el viaje. 
  5. Mientras hacía todo lo anterior, nunca dejé de escribir en mi blog ni tocar puertas para vender mis artículos a revistas y entes de turismo. Después de 4 años de esfuerzo, por primera vez me contrataron para escribir artículos de viajes a una empresa de turismo. Empecé a trabajar como Nómada Digital. 
  6. El Boom de las redes sociales llegó y eso me ha ayudado a que más personas conozcan mi historia y sigan mis viajes. 
  7. Hoy en día vivo de mi blog y mis servicios.
 
3. ¿En qué trabajas? ¿Cómo haces para ganar dinero mientras viajas?
  1. Patoneando es un negocio multifacético y tiene varias fuentes de ingresos que incluyen programas de afiliación, servicios de consultoría, venta de productos, viajes y retiros educativos con mujeres y creación de contenido digital.
  2. Trabajo con entes de turismo, hoteles, aerolíneas, marcas de productos, servicios de viajes y Oficinas de Turismo donde los gastos están cubiertos y me pagan por marketing en redes sociales o producción de contenido como fotografía o artículos en mi blog y/o cuenta de Instagram  (siempre dejo claro cuando es un viaje de prensa o una publicidad). Acepto estas oportunidades cuando es un destino o una experiencia que me entusiasma y cuando creo que mis lectores se beneficiarán.
  3. Ofrezco servicios de consultoría de viajes y organizo viajes grupales educativos para mujeres a través del club Ellas por el mundo. En los viajes no sólo conocemos un destino, sino que aprendemos alguna habilidad a través de un taller, un curso o una tertulia. El objetivo es ver el viaje no sólo como movimiento, sino como un proceso de transformación y de empoderamiento. 
  4. Escribo artículos para revistas y entes de turismo sobre algún destino en particular. Aquí puedes ver más de mi trabajo.
  5. Soy Editora de contenido en español de una reconocida empresa de viajes de Brasil. 
  6. Vendo infoproductos (cursos, guías, ebooks, talleres) etc. .
  7. También trabajo con links de afiliados. Es decir que si compras algunos de los productos o servicios que yo ofrezco, yo me llevo un porcentaje de comisión y a ti no te cuesta ni un centavo de más del precio original. Todo lo que recomiendo lo he probado. Puedes ver esos links en Recursos  o en algunos artículos.
4. ¿Cómo puedes trabajar y vivir viajando al mismo tiempo?

Honestamente, es mucho trabajo y nada de esto lo he creado de la noche a la mañana. Llevo “blogueando” unos 4 años por mi cuenta, y la única forma de hacer crecer mi negocio es comenzando a formar un equipo. Estoy organizándome para lograrlo. 

Viajar a tiempo completo mientras compartes contenido diario de blog, publicaciones diarias de Instagram, administrar un horario constante de redes sociales, asegurar y administrar propuestas y negocios, tomar y editar fotos y videos por tu cuenta te vuelve loco.

Pronto estaré creando un equipo de escritores y creadores de contenido. Por lo pronto hago todo yo sola y a veces no sé como me alcanza el tiempo. 

Por el momento trabajo muy temprano en la mañana y tarde en la noche cuando estoy viajando o me dedico dos o tres días a la semana sin salir y adelantar todo el trabajo que pueda. ¿Que si es fácil? No. Claro que no lo es. ¿Que si vale la pena? Totalmente. Es lo que AMO hacer. 

5. ¿Qué le aconsejarías a alguien que quiera abrir un blog o empezar a vivir de esto?

Es importante que sepas que no harás dinero de la noche a la mañana. Tienes que trabajar fuerte y constantemente durante mínimo 2 años para empezar a generar ganancias con un blog (de viajes o de cualquier tema). El éxito no está garantizado y muchas cosas serán desafiantes, pero si le pones mucho esfuerzo y amor…. ¡Créeme que lo lograrás!  

Mis primeros años casi nadie leía mi blog pero trabajé a tope (y lo sigo haciendo), aprendí de las críticas así como de los cumplidos y estaba abierta a evolucionar mi marca para conectar mejor con mi audiencia.

Así que, mi primer consejo es ser fiel a lo que te apasiona, si estás pensando en comenzar un blog o llevar tu blog al siguiente nivel, te animo a que encuentres tu nicho y algo que te interese.

Crear contenido atractivo es la clave. Creo que uno de los mayores obstáculos a superar es crear contenido que te guste, pero con tu audiencia en mente. Siempre pregúntate, ¿esto ayudaría a mis lectores? O, ¿es esto algo que les importa a mis lectores? Pedir comentarios de la audiencia es una de las formas más fáciles de crear contenido que les encantará. 

Por último, no te desesperes ni corras a vender productos o servicios si aún no tienes una audiencia sólida y grande. Primero debes conocer el mercado, crear contenido de calidad (¡y mucho!) y después de un tiempo, monetizarlo.  

6. ¿Estudiaste algo?

Sí. Soy Administradora Hotelera y Turística. Me gradué en Bogotá en el 2012.

7. ¿Cuántos idiomas hablas?

Tres. Español, inglés y francés.

8. ¿Cómo puedo empezar a viajar sola? Me da mucho miedo
Es una de las preguntas que más me hacen y entiendo perfectamente. Yo también tuve las mismas dudas y aún sigo teniendo miedo cuando voy sola a un destino desconocido. Hay muchas formas de empezar y me hubiera encantado tener más información a la mano cuando empecé a viajar. Es por eso que pronto abriré la sección Mujeres viajeras y habrán muchas sorpresas más.
9. Quiero empezar a viajar ¿Qué me recomiendas?
Siempre digo que se debe empezar paso a paso. Hacer viajes cortos y cerca a tu ciudad, es la mejor forma de perder el miedo y “entrenarte” para un viaje más largo. Si lo que necesitas es un paso a paso y mucha más información sobre cómo empezar, qué empacar, qué equipo comprar, ideas para financiar tu viaje y mucho más, prepárate porque pronto saldrá mi guía sobre Cómo organizar un viaje largo.