La sombra del Vesubio: Pompeya - Patoneando
La otra cara de Italia: Nápoles
14 junio, 2015
Viajar barato por Europa: Guía completa
13 julio, 2015

La sombra del Vesubio: Pompeya

Siempre me imaginé como sería ver tan de cerca aquello que había llamado mi atención desde que era adolescente, cuando en la época me era casi imposible soñar con llegar tan lejos sólo para conocer un lugar que estaba tan lejos de mi alcance, tan irreal.

Pompeya para mí tenía (tiene) un significado  emotivo, tanto que decidí conocerla primero que la misma ciudad de Roma. Cada detalle fue minuciosamente planeado, lo cual es raro en mi porque siempre dejo detalles al azar, para que la aventura me encuentre.

La Historia

Para los que no conocen la historia, Pompeya era una de las ciudades más prósperas de la era romana, la cual en el siglo 79 dc fue completamente destruida por la erupción del volcán Vesubio. Su vehemencia sepultó a la ciudad entera y sus alrededores bajo sus cenizas. Lo que convierte única a Pompeya, es en el excepcional estado de conservación en el que fue encontrado. Las cenizas al endurecer dejaron “momificadas” casas, calles, objetos, animales y personas. Lo más asombroso es ver los cadáveres de los pompeyanos en la misma posición en la que la muerte les sorprendió, algunos incluso se ven agonizando. El yacimiento de Pompeya es hoy en día, el mejor museo conservado del mundo, ya que podemos contemplar una ciudad entera y darnos una idea de cómo vivían en el siglo I.

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Desde Nápoles llegué a Pompeya en la línea del tren Circumvesubiana dónde me esperaría en la estación un chico de Couchsurfing quién no podía hospedarme pero que amablemente se ofreció a darme el tour por la nueva Pompeya, me llevó al hostal y horas más tarde me invitó a comer pizza casera hecha por su mamá -viva la hospitalidad italiana-.

Después de varias horas de charla  el aún no entendía por qué una chica proveniente de una ciudad tan pequeña en el norte de Colombia, en un continente a más de siete mil millas de distancia, había “aterrizado” en su pueblo solo para “ver unas ruinas”. Culpo a mi mamá tal vez, por inculcarme el amor por la historia y en vez de pasarme horas enfrente del televisor viendo novelas prefería buscar documentales sobre la antigua Roma y Grecia, lo cual me costaba en las conversaciones con otras chicas porque nunca sabía nada de la farándula colombiana y siempre me sentía “fuera de moda”. Esa misma “desactualización” me llevó a soñar con -“algún día iré a Italia y antes de ir a Roma iré a Pompeya”-. Casi diez años después, ahí estaba.

Finalmente el se ofreció a llevarme a la antigua Pompeya, se despidió de mi y me deseó suerte. El momento llegó, entro a la antigua ciudad, compro el boleto y empieza a latir mi corazón. Detrás de estas puertas se abren un centenar de historias, de ausencias y mi sueño se empieza a hacer realidad. No me pasa muy seguido, sentir esa emoción antes de llegar a un lugar específico, me sucedió también con el Coliseo Romano y cuando salí por primera vez de mi país, por allá en el 2010 (pero esas son otras historias a contar).

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Cuando llego al sitio que había leído mil veces en libros de historia y visto en documentales, me impacta el saber que lo que tanto había imaginado estaba ahí, frente a mí, en vivo y en directo. No tenía a nadie con quien compartir mi alegría, estaba sola y sin Internet para enviar mensajes, pero al final daba lo mismo, si hubiera estado acompañada, ese “alguien” no hubiera entendido tampoco lo que yo sentía, era un momento para compartirlo conmigo misma, pare de contar.

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Pompeya - Patoneando blog de viajes

Caminé durante horas (unas 5 si no estoy mal), algo que me impresionó fue el tamaño del lugar, creo que olvidé que era una ciudad donde vivían unos 20.000 habitantes, nunca pensé en ello. Fue mejor de lo que alguna vez pude imaginar,  siempre pensé que era solo un “museo cualquiera” (error, gran error). El lugar está hecho para recorrerlo durante horas, lenta y detalladamente.

Información útil para ir a Pompeya

Cómo llegar:

Desde la estación de tren en Piazza Garibaldi en Nápoles tomas la línea Circumvesubiana en dirección a Sorrento y unos 40 minutos después te bajas en la estación Pompei-Scavi-villa dei Misteri.  Pagué 2.90€ el billete sólo ida.*

Entrada a las ruinas de Pompeya:

La entrada cuesta 13€. Si eres ciudadano de la Unión Europea o menor de 25 años, cuesta 7.50€.*

Las auto guías con el mapa cuestan ambas 6€*. También las puedes descargar en su web oficial.

Pompeya puede visitarse todos los días de abril a octubre de 8:30 de la mañana a 19:30 de la tarde. De noviembre a marzo la última visita permitida es a las 17:00 de la tarde.

Otros Consejos

En la Nueva Pompeya hay muchos hostales para hospedarte. Yo me bajé en el Agorá Hostel donde pagué 15€* la noche en temporada alta. La atención fue la mejor, me sentí como en casa.

El lugar de excavación está hecho para recorrerlo en no menos de 3 horas. Yo les recomiendo al menos 5 o 6 horas.

Entre las atracciones principales se encuentran:

El Foro, escenario donde tenía lugar la vida religiosa, política, social y económica de la ciudad. Hoy en día aún podemos observar un buen número de columnas levantadas y rodeadas por algunos templos donde daban culto a los antiguos dioses.

El Teatro Grande y Piccolo, donde se llevaban a cabo escenas teatrales y conciertos. Ambos se encuentran cerca uno del otro.

Orto dei Fuggiaschi (El huerto). Es donde se encuentran los cuerpos de varios pompeyanos que intentaron ocultarse y murieron asfixiados. En algunos incluso, se puede observar las caras de agonía y sufrimiento antes de morir.

Il Lupanare (el prostíbulo): En las puertas y paredes aún se pueden observar los grabados mostrando diferentes poses sexuales. Los clientes podían escoger a la prostituta según la especialidad pintada.

Terme Stabiane (las termas del foro): Están perfectamente conservadas y se dividían en dos zonas, para hombres y mujeres.

También puedes visitar el templo de Apolo, la casa del Fauno, el anfiteatro entre otros. Mi consejo es que lo recorran todo, vale la pena.

*Precios en el 2015.

Lina Maestre
Lina Maestre
Soy Lina y vivo viajando desde el 2014. Soy la que escribe, toma fotos y edita este blog. Nací en Colombia y he viajado en solitario y en pareja por más de 37 países. Acá encontrarás relatos de viajes, consejos y guías de destinos e inspiración para tus viajes. Tengo un libro publicado y puedes ver mi día a día a través de Instagram.  

4 Comments

  1. Elena dice:

    Mi chili que padrisimo!! Yo quería ir a Pompeya pero ya no tuve tiempo 🙁 te mando un bechito linda :*

  2. YLIRIA dice:

    Pompeya es genial! Puedes pasar todo un día recorriéndola, es inmensa! no pensé que fue tan grande… Otro paseo que vale la pena hacer es subir al Vesubio, es una caminata interesante, es difícil porque los pies se te hunden en la arena volcánica jajaja yo llegué a la cima muerta, casi que arrastrándome del cansancio jajaja vale destacar que no soy la mejor entrenada, pero sin duda es un lugar que vale la pena conocer! 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!