Consejos para ahorrar para un viaje: Contado por latinos - Patoneando
No es un viaje, es una vida itinerante
31 enero, 2016
Mónaco, un micro-mundo
10 marzo, 2016

Consejos para ahorrar para un viaje: Contado por latinos

Tienes ganas de viajar, de irte ya sea por unos días, semanas o todo un año. Lees historias, buscas información, te inspiras, te alcanzas a emocionar y cuando te hablan de presupuesto y de ahorro vuelves a desistir de la idea. En muchos lugares nos hablan de cómo ahorrar y nos cuentan sus experiencias ahorrando miles de dólares o de euros en poco tiempo, y está bien, nos da un punto de referencia de por dónde y cómo debemos empezar. Pero ¿Qué sucede con los que vivimos en Latinoamérica? Para nadie es un secreto que el cambio de nuestra moneda no nos conviene, que nuestros sueldos mínimos no superan los 400 dólares y en países como Colombia profesiones como medicina o ingeniería son tan mal pagas que rara vez se ganan más de mil dólares al mes. Si eres de América Latina y me estás leyendo eres igual de realista que yo y sabes que para nosotros tan solo ahorrar 15 dólares semanales es una tarea casi imposible y mejor ni hablemos de Euros o Libras esterlinas porque nos deprimimos. Es por eso que decidí escribir especialmente para nuestra comunidad, de tú a tú, además de invitar a otros Latinoamericanos que luchando, lograron ahorrar para un viaje.

En este artículo no solo encontrarás tips para ahorrar para un viaje, sino que también invité a varios Latinos viajeros que te contaran sus historias, sin maquillajes, tal y como pasó, para que te animes un poquito más.

Empecemos.

CONSEJOS PARA AHORRAR PARA UN VIAJE

REDUCE GASTOS

Apartamento
Uno de los grandes gastos que muchos tienen son la vivienda y el transporte. Supongamos que eres uno de los muchos latinos que viven con sus papás o comparte apartamento o casa con otra persona. La buena noticia es que al compartir gastos ya te estás ahorrando el 50% de un alquiler más los servicios. Si vives solo y tienes una habitación libre, una buena opción es alquilarla para compartir gastos. Ahora supongamos que eres de los que vive solo o con tu pareja y no hay manera de compartir gastos. Esto es lo que hicieron los colombianos Dur y Luis antes de emprender su primer viaje:

Para lograr el viaje, decidimos: disminuir los gastos e incomodarnos un poco.

Alquilamos una casa en las afueras de Medellín, en Santa Elena, a ese entonces sólo eran 220 mil pesos (60 usd) al mes incluyendo servicios públicos, comparado con un apartamento en Medellín pues ahorrábamos muchísimo.

Un twinguito cero kilómetros lo vendimos para comprarnos una moto, principalmente para no tener la deuda con el concesionario, que por cierto, pagar un carro a crédito sale carísimo y luego venderlo por mucho menos no era negocio para nosotros, el carrito nos alejaba de hacer el viaje realidad y en ese entonces Uber no existía, así que el carro como no representaba ningún tipo de ingresos salimos de él.

Viajábamos todos los días en moto y si llovía igual había que llegar a la oficina. Son sacrificios… pero analizándolos desde otra perspectiva, esas “incomodidades” nos haría cumplir un sueño, así que se convirtieron en un apoyo constante.

Dur y Luis de Viajando con Pasaporte Colombiano

Transporte
 Sabemos que mantener un carro es bastante caro. Impuestos, seguro, mantenimiento, combustible y si vives en una ciudad como Bogotá, lo más seguro es que tengas que gastar en latonería y pintura por el motociclista que venía en contra vía o el taxista que te cerró la vía. Utiliza el transporte público, sé que en muchos lugares es insoportable y no es muy eficiente pero cada vez que te subas en uno, proyecta tu viaje, inhala, exhala y piensa en ese destino tan anhelado.

Ahorrar para un viaje -Patoneando (8)

                                 En caso tal de que puedas moverte en bicicleta, ¡Aún mucho mejor!

Servicios
Televisión por cable, celular, electricidad, agua, gas, se nos llevan la mitad del sueldo. Aquí todo depende de ti y qué tantos sacrificios quieras hacer. Por mi parte terminé con el servicio de telefonía móvil y me pasé a una tarifa prepagada. Solo pagaba lo que consumía, sin contratos ni pagos fijos. Ahora que estoy preparando mi próximo viaje por Sudamérica, estoy haciendo lo mismo. La mayor parte de la población utiliza el celular para conectarse a Internet y poco para llamar. Analiza muy bien para qué lo usas y paga un plan acorde.

Televisión por cable
 En cuánto al televisor, después de dos años de viajes me acostumbré a estar sin él, no lo necesito ni me hace falta, así que es un gasto que no cuento. Pero esto es una excepción y rareza en este mundo. Lo que aconsejo es intentar bajar gastos, consumir menos y cambiar el plan que tengas para que la factura te llegue por menos. O mejor aún, olvídate de la TV por cable, descarga Netflix y mira los documentales y series por Internet. Créeme, todo cuenta.

Tarjetas de crédito
Si las tienes, úsalas solo para lo necesario, lo que de verdad necesites pagar o comprar. Y si es el caso, busca acumular puntos para redimirlos en millas o noches en hoteles.

COMIDA
Esto es algo en lo que casi nunca escatimamos. Pero alguna vez has pensado ¿Cuánto te ahorrarías si cocinaras siempre en la casa y dejaras de ir a restaurantes? Te invito a hacer la cuenta. Puedes utilizar estrategias como preparar algunas recetas los domingos y congelarlas, así solo es sacarlas, calentarlas y no te toma más de 10 minutos en esta vida ajetreada que llevamos. Los fines de semana bájale a la intensidad de comer en restaurantes y si tienes flojera de cocinar compra las empanadas o la porción de pizza que venden en la esquina. No te digo que vivas en la austeridad y te mueras de hambre, sino que empieces a pensar que por cada ida a un restaurante o cada hamburguesa de BurgerKing los domingos, podrías pagar una noche en un hostal o comer en otro país.

GASTOS DIARIOS

Este es tal vez uno de los puntos más difíciles para los Latinos. Hacer una lista de prioridades y dejar de gastar en fiestas, cervezas, tacones nuevos, el antojito de hoy y de mañana y de pasado mañana. Todo suma para tu bolsillo y resta para tu viaje.

SALIDAS SOCIALES Y FIESTAS
No se trata de volverte un ermitaño o un antisocial, no. Pero por cada trago, cada entrada a una discoteca, salidas con amigos y cenas en restaurantes, te podrías estar ahorrando lo que te gastarías en alguna playa paradisíaca o diez días en algún país de Asia o Latinoamérica. Habla con tus amigos y explícales tu situación, de seguro entenderán y nadie te va a tildar de tacaño. Además si eres mujer, lo más seguro es que en cada fiesta te quieras comprar un vestido nuevo, lo que me lleva al siguiente punto.

COMPRAS Y OTROS
Te lo digo sin anestesia. Si quieres irte de viaje deja de comprar tantas cosas innecesarias y si eres mujer no hace falta que te compres un vestido nuevo para cada salida. Porque seguido de ese vestido, van los zapatos que te combinen, el bolso que está de moda, el labial que se me acabó, el pinta uñas que no tengo y la plancha nueva que me deja el cabello como Pocahontas. ¿Quieres ahorrar para viajar? Ten prioridades y deja a un lado los gastos innecesarios. Sé que es difícil y suena mejor en palabras pero intenta hacer cuenta de lo que te gastas diariamente o semanalmente en gastos varios y súmalo por cada semana y después por cada mes y verás cuánto te gastas en eso anualmente. Si definitivamente no puedes renunciar a estos gastos, no te restrinjas pero hazlo con menos frecuencia y busca el más económico.

A esto también se le suma la ida al salón de belleza cada fin de semana y la inscripción al gimnasio. La mayor clave para ahorrar, es cambiar tus hábitos.

Ahorrar para un viaje -Patoneando (6)

CONSEJO:

Escribe en un papel los gastos fijos (luz, servicios, arriendo) y los gastos variables (salidas, cine, restaurantes). Con el total de ambas listas podrás determinar cuáles son tus excedentes y gastos innecesarios. Esos excedentes anótalos en otra lista, suma esa cantidad y agrega algún otro excedente, por ejemplo si te queda algo de tu sueldo (sí es que te queda algo) y esos serán tus ahorros.  

VENDE LO QUE NO NECESITES
Aquí es cuando se pone seria la cosa. Deshacerte de lo que ya no utilices y venderlo en Mercado Libre o en Ebay. Cuando empieces a viajar, te darás cuenta que hay muchas cosas que no necesitas. Vender antes de partir es un buen ejercicio.

Ahorrar para un viaje -Patoneando (3)

Me disculpo por la calidad de la foto, pero quería dejar claro el ejemplo de vender todo lo que no necesites. Esta foto fue tomada hace más de dos años, antes de irme para Europa con un pasaje solo de ida.

AUMENTA TUS INGRESOS

Para nosotros los latinos esta es la parte más difícil. La condición de ahorro también depende de cuánto ganes. En muchos lugares nos hablan de tener varios trabajos o de hacerlo día y noche para ganar más, pues bueno, no sé cómo funcione en otros países de Latinoamérica (si hay alguien que me pueda decir en los comentarios, que hable ahora o calle para siempre) pero en Colombia es MUY difícil tener dos empleos, primero porque trabajamos unas 45 horas semanales para ganarnos muy poco y segundo porque en la mayoría de contratos no te permiten tener un segundo trabajo con otra empresa.  Piensa en lo que sepas hacer y véndelo. Postres, tamales, empanadas, brownies, pinturas, artesanías, dibujos, catálogos de revista. Es en este punto donde sale a relucir la creatividad.

AHORA, VAMOS A LA REALIDAD…

¿ES POSIBLE AHORRAR  PARA UN VIAJE SIENDO LATINO?

Si y No.  Para nosotros es difícil ahorrar una cantidad grande de dólares o de Euros. Si queremos irnos con más de doce mil dólares por ejemplo, tendríamos que vender el carro o la casa -¡Sí es que los tenemos!-. A nosotros nos toca más difícil, pero no es imposible. Por eso, hoy te traigo ejemplos de latinos que lograron su cometido. Están los que se fueron con casi nada, los que vendieron todo, los que hicieron un préstamo para salir por primera vez y los que se tomaron su tiempo ahorrando.

Disminuir los gastos e incomodarse un poco

Dur y Luis de viajando con pasaporte colombiano, hicieron muchos sacrificios para poder cumplir su sueño de viajar. Como ellos mismos dicen, fueron esas incomodidades y esa forma de vivir en “condiciones precarias” (como una amiga les solía decir), que los fueron entrenando para los procesos de adaptación que implicarían sus futuros viajes. Así mismo, aprendieron que es posible hacer intercambio de trabajo, a darle prioridad a las cosas, aprendieron que comprar artículos lujosos muchas veces innecesarios los podían alejar de los viajes,  pero sobretodo, aprendieron a enfocarse en lo que los hace realmente felices.

En el 2007 salieron por primera vez del país hacia Londres llevando dinero solo para vivir un mes. Estando allá empezaron a trabajar y los fines de semana disfrutaban de la ciudad con actividades gratis. Con el reembolso de los impuestos, lograban hacer varios viajes a otras ciudades de Europa. – Los “taxes”, como le dicen allí, es un ahorro sin darte cuenta, con éstos viajamos por los menos a 7 destinos. Eso sí, escogíamos países baratos y viajábamos a lo mochilero”-.

En el segundo viaje la creatividad fue clave.

Meses antes de salir de Londres, Luis encontró un trabajo a cambio de alojamiento en el río Támesis y de esta forma se ahorraron el alquiler de un mes. Fue así como lograron ahorrar para viajar a Nepal, India y Estados Unidos.
Después de este segundo viaje, regresaron a Colombia y las condiciones fueron difíciles. No tenían dinero, ni podían comprarse una moto como antes. Se trasladaban en buses urbanos y muchas veces a pie.

Al regresar a Colombia, no teníamos ni un peso, así que dormíamos en casa de amigos, en la casa de la mamá, caminábamos mucho y a veces nos despertábamos con diez mil pesos en el bolsillo (2 usd). Con eso salíamos a trabajar – como freelance-, a buscar clientes, proyectos, a promocionarlos, a hacer alianzas.
No ganábamos en dólares sino en pesos colombianos, lo cual no nos alcanzaba para ahorrar mucho, así que nos enfocamos más en el “qué queremos” y no en el “cómo” ni tampoco en el “con qué”.

Durante 15 meses estuvieron en Colombia hasta que hicieron una venta inesperada que les permitió comprar dos pasajes de ida para Estados Unidos. Tan solo se fueron con 4 millones para los dos (menos de dos mil dólares) pero allá, durante cinco meses solo pagaron hotel por tres noches, alquilaron un cuarto en una casa de estudiantes por otro mes y tres meses la pasaron haciendo campings, couchsurfing y durmiendo en casas de amigos y familiares. Les prestaron un par de bicicletas y no solo ahorraron sino que viajaron desde Washington hasta Boston en ellas.

Dur y Luis en Turquía, país donde tuve la dicha de conocerlos

Dur y Luis en Turquía, país donde tuve la dicha de conocerlos

-“Ahora estamos en el cuarto viaje, y en nuestra travesía por Turquía ¡Tuvimos el honor de conocer la autora de este blog! por lo que estamos muy agradecidos por invitarnos a compartir esta nota con ustedes.
Hoy escribimos desde Vietnam, mañana no tenemos idea desde donde leeremos este artículo publicado, y para ser honestos aún no tenemos una cuenta de ahorros ilimitada, vivimos día a día, aprovechando cada oportunidad y tratando en cada viaje hacer los trabajos que más nos gustan, como proyectos sociales, vídeos de viajes, escribiendo temas atractivos y novedosos para nuestro propio blog de viajes… Soñando que algún día nos dará los ingresos que queremos para continuar con esta vida nómada”-.

Ahorrar como si tu vida dependiera de ello

Analucía es una peruana que tomó la decisión de salir de su zona de confort y darle la vuelta al mundo. Ahorró durante mucho tiempo e incluso sacrificó parte de los ahorros que tenía para comprar una casa para poder cumplir su sueño de ver el mundo.

Ahorrar para un viaje -Patoneando (1)

 Siempre he tratado de ser ordenada con mi economía, porque sí consideraba que el ahorro era importante ya sea para invertirlo en educación, experiencias o viajes. Desde que empecé a tener mis primeros ingresos, aunque fueran pocos, siempre me quedaba con un monto mínimo para vivir, sin estar muy ajustada, pero colocando inmediatamente otra parte de este ingreso a una cuenta de ahorros, y me olvidaba que ese dinero existía.

Jamás tuve deudas, ni abusé de tarjeta de créditos, ni nada. Para mi era tan fácil como, si tengo el dinero lo compro, sino no. Tampoco soy una persona que le gusta llenarse de lujos, ni vestir ropa cara, por lo cual no tenía esa gran tentación de gastar el dinero en cosas materiales, simplemente eso no me llenaba. Cuando pensé en dar la vuelta la mundo por un año, calculé aproximadamente cuánto iba a gastar y me enfoqué en ahorrar al máximo mes a mes, aproximadamente un 70% de mi sueldo se iba al ahorro.

Estuve varios meses sin comprarme ropa nueva o gastando de más si es que salía.Prefería cocinarme a comer en la calle, y poco a poco esos ahorros se volvían un mayor número, todo más enfocado al viaje.

En mi caso, ya tenía también ahorros previos destinados a comprarme un departamento, pero luego evaluándolo bien, decidí que no tenía interés en comprármelo ahora, así que preferí gastarme parte de ese dinero en el viaje, ¡Y no me arrepiento para nada! Ha sido la mejor inversión, tremenda experiencia de vida, que simplemente me llena mucho más que cualquier reloj caro o auto de lujo.

Analucía Rodríguez de Viajar para Vivir

Irte con lo que tengas y conseguir dinero en el camino

Andrés y Lina, colombianos amantes del Rock y la fotografía, decidieron renunciar y dejar todo para irse de viaje en su Renault desde Colombia hasta Alaska. En el viaje se quedaron sin dinero y en vez de regresar, dejaron que la creatividad fuera su protagonista.

Ahorrar para un viaje -Patoneando (4)

Hoy creemos con la convicción que nos ha revestido el viaje, los kilómetros, los viajeros que hemos conocido en el camino y nuestra experiencia propia, que el tema del dinero es el más sobre valorado a la hora de pensar en renunciar y viajar. Porque cuando se terminó el dinero empezó nuestro viaje. Y fue así que nos dimos cuenta que a la hora de cumplir nuestro sueño de viajar por el mundo el signo pesos está muy por debajo en la lista de importancias después de las buenas ideas, el compromiso y la responsabilidad auto impuesta.

Salimos de casa con ahorros, por supuesto. Lanzar los dados de la inexperiencia nos obligaba a ser moderados en nuestra apuesta. Los primeros meses fuimos austeros en nuestros gastos y casi nunca recibíamos ingresos. Pero el saldo se puso en rojo, empezamos a crear estrategias para poder continuar, y fue ahí donde apareció nuestro talento para darnos el empujón que necesitábamos para darnos cuenta de que vivir viajando sí es posible sin partirse el lomo en una empresa ni empeñarle el alma a los bancos.

Somos fotógrafos profesionales y gracias a la fotografía hemos podido vivir viajando. Hacemos postales y las vendemos en cada lugar donde estamos, así conseguimos el dinero suficiente para poder continuar un poco más. La fórmula la hemos repetido mientras nuestra brújula viajera siga apuntando hacia un nuevo norte.

¿Y el precio del dólar? Es lo que menos nos importa. Nuestra estrategia nos obliga a ganar dinero local y gastar a misma moneda. No cambiamos. Entonces, si en Honduras recibimos Lempiras, pues gastamos Lempiras, si en El Salvador recibimos Colones, gastamos colones. El éxito es saber administrar bien el dinero, no dejar que la cartera se convierta en un hoyo negro insalvable y buscar estrategias para gastar poco. De eso ya sabrán quienes nos leen.

Eso sí, siempre tenemos algo en la reserva. No sabe uno el día que una enfermedad, un accidente o un desperfecto mecánico nos obligue a echar mano.

Todo empieza a funcionar desde el momento en que el dinero deja de ser un fin para convertirse en un medio que nos ayude a cumplir nuestro sueño. Tan sólo hace falta buscar dentro de sus talentos y estar atentos a las señales del viaje.

Andrés y Lina de Renunciamos y viajamos

Irte la primera vez con ayuda

Tshamanny es un ingeniero ambiental colombiano que después de un viaje de 11 meses por Asia, decidió convertirse en un blogger de viajes (Te quiero Mostrar). Dos facetas que le han permitido financiar sus viajes de varias maneras. Por el momento ha recorrido 33 países y asegura que si te propones una meta y tienes la determinación de cumplirla, lo puedes lograr.

La idea de viajar siempre ha estado en mi mente desde niño, pero no fue hasta los 22 años que decidí endeudarme para viajar, así que gracias al apoyo de mi madre, obtuve un préstamo para irme para Europa (España, Paris, Suiza e Italia) durante tres semanas; el préstamo para este viaje fue de 5’000.000 de pesos (Aprox. dos mil dólares), los cuales cubrieron todos los gastos del viaje, incluyendo la visa, el seguro de viajes, el pasaje ida y vuelta, hospedaje en hostales, entradas a sitios, transporte en trenes (habría sido mucho más barato si me hubiera movido en otros medios de transporte pero siempre había querido viajar en tren, esto me costó alrededor de 1’500.000 pesos), alimentación y demás gastos.

Al regresar a Colombia unos meses después comencé mis prácticas profesionales y con la mente puesta en mi meta de viajar por el mundo, distribuía mi salario en pagar la deuda que tenía y en ahorrar para viajar.

A los 9 meses fue promovido en la empresa y lo llevaron a trabajar tres meses en Filipinas. En febrero de 2014 (tras 2 años de haber trabajado) decidió que había llegado el momento de seguir cumpliendo ese sueño transformado en meta de viajar por el mundo, así que renunció a su trabajo y empacó su mochila y en Marzo de 2014 despegó rumbo al continente Asiático. En este viaje recorrió 11 países (Japón, Filipinas, Indonesia, Singapur, Camboya, Vietnam, Laos, Tailandia, Myanmar, Nepal y la India), por más de cinco meses.

Tshamanny antes de subir al Monte Everest

Tshamanny antes de subir al campo base del Monte Everest

-“A principios de 2015 me fui de viaje por Centro América por 2 meses, incluyendo un mes de voluntariado en Costa Rica todo esto con un presupuesto de 1’500.000 pesos (450 USD) ¡Incluyendo todo! Después de mi viaje por Asia fue cuando decidí comenzar con el blog como una forma de compartir los consejos resultantes de mis vivencias y motivar a la gente a viajar y vivir una de las mejores experiencias que se pueden tener, además de a futuro convertirlo en una fuente de ingresos para financiar mis viajes, lo cual poco a poco he venido logrando”-

Actualmente se encuentra viviendo en España y viajando por Europa en sus tiempos libres gracias a una beca que se ganó para cursar un Máster con todos los gastos pagos (tiquete ida y vuelta desde Colombia, alimentación, alojamiento, transporte, seguro médico y demás).

Se que nos toca más difícil y que nuestro cambio de moneda no nos ayuda mucho, pero con estos consejos e historias te puedes dar cuenta que no es imposible ahorrar para un viaje así no ganemos en dólares o Euros. El que quiere puede. El secreto está en tener prioridades. Y tú, ¿Alguna vez has puesto alguno de estos consejos en marcha? ¿Te sirvieron? No dudes preguntar lo que desees abajo en los comentarios. 

¿QUIERES VIAJAR Y NO SABES POR DÓNDE EMPEZAR?

Descarga GRATIS mi Ebook para descubrir consejos, recursos y mucho más. HAZ CLIC AQUÍ o en la imagen.

COMO ORGANIZAR UN VIAJE -DESCARGA GRATIS MI e-BOOK + checklist- Patoneando blog de viajes

Lina Maestre
Lina Maestre
Soy Lina y vivo viajando desde el 2014. Soy la que escribe, toma fotos y edita este blog. Nací en Colombia y he viajado en solitario y en pareja por más de 37 países. Acá encontrarás relatos de viajes, consejos y guías de destinos e inspiración para tus viajes. Tengo un libro publicado y puedes ver mi día a día a través de Instagram.  

15 Comments

  1. Jose Santos dice:

    Lina, me voy a ir de viaje siguiendo tus consejos, gracias por todo y seguramente nos encontraremos en el lugar menos esperado.

  2. Paula dice:

    Cocinar y moverse en bici son mis claves para ahorrar pero espero que por fin este año tenga un colchón financiero asegurado para irme sin tiquete de regreso!

  3. pamela dice:

    hola soy pamela de colombia, de verdad me conmovio mucho todas las historias, y quiero decirles que yo ya casi hago mi primer viaje sola por latinoamérica que ha sido muy difícil pero gracias a personas como ustedes yo sigo luchando por mi viaje, los felicito son unos berracos quizás en el camino nos encontramos MUCHAS GRACIAS.

    • Lina Maestre dice:

      Hola Pamela! Me alegra que cada aporte de estos viajeros haya sido un granito de arena para que luches por tu sueño. Te deseo muchos éxitos y buenos caminos en ese viaje! Tal vez nos podamos encontrar en algún punto. Un abrazo

  4. Selene dice:

    Un articulo muy realista. Este año por fin pude salir del país y conocí Colombia, y me quedo esa sensación de seguir viajando, es muy dificil ahorrar como se menciona, pero se puede es un proceso largo. Mi siguiente obejtivo para 2017 es Chile. Empece con esto de viajar y se vuelve adictivo. Espero un día vivir de viajar por el momento soy un esclava del sistema. Saludos desde México.

    • Lina Maestre dice:

      Hola Selene. Efectivamente para nosotros es más difícil ahorrar en corto plazo para poder viajar. Se puede, pero se necesita tiempo y constancia. Me alegra que te haya gustado Colombia y te deseo buenos caminos en este nuevo viaje que deseas emprender. Saludos desde Colombia!

  5. doris dice:

    Cocinar y caminar de regreso a casa es mi clave para ahorrar, espero poder viajar a españa sin billete de regreso!…

  6. tengo 50 años y mi sueño es viajar nunca he podido hacerlo!!!

  7. Maca dice:

    Después de años ahorrando y haciendo todos los trucos aquí mencionados…. Llevo año y medio viajando por Europa, no fue fácil pero estoy muy feliz de poder realizar mi sueño… Y seguiré viajando hasta que me canse!! (Cosa que veo difícil). El ue quiere puede!!!

  8. Gabriela dice:

    Hola, me gusta mucho viajar, y gracias por los trucos y detalles que estaba dejando pasar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!